viernes, 17 de febrero de 2012

Mi corazón se congeló como esta fría nieve de antaño; lo malo es que cuando se cae es tan frágil... como un copo al caer, se rompe... y desaparece... hay que descongelarlo para evitar que se derrita o se caiga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario